Blog

Día Mundial del Bastón Blanco

Noticias l
La imagen muestra a dos personas que van caminando por la calle, enfocando sólo sus piernas y manos. Una de ellas, utilizando el bastón blanco y la otra, acompañándolo y quien por su vestimenta azul, se deduce que es un docente de COALIVI. Más abajo en una orla de color azul con letras blancas dice: Día Internacional del Bastón Blanco y más abajo el siguiente texto: COALIVI celebra este importante día, reafirmando su compromiso con la Educación, Rehabilitación e Inclusión de las personas en situación de discapacidad visual, para que frente a las diferencias, disfrutemos de una sociedad más tolerante, más equilibrada y más fraterna, finalizando con el logo de COALIVI y la fecha 15 de octubre de 2019.

Día Mundial del Bastón Blanco

El 15 de octubre es el día Internacional del Bastón Blanco, un dispositivo de movilidad con el que son entrenadas las personas con ceguera y baja visión para poder desplazarse con mayor autonomía e independencia en la vía pública, también sirve como distintivo, como informador y como protección.

Orientación y Movilidad

Después de la Segunda Guerra Mundial, se desarrollaron las técnicas de movilidad y orientación con el Bastón Blanco en el hospital de Valley Forge Veterans en Pennsylvania, Estados Unidos, donde el sargento Richard Hoover, Director de Rehabilitación, creó un bastón liviano con un tamaño simétricamente proporcional a la estatura media de la persona, de color blanco con la parte inferior de color rojo, convirtiéndose desde entonces en símbolo universal de la independencia y libertad para el desplazamiento de las personas con discapacidad visual.

 El uso correcto del bastón blanco implica emplear un conjunto de técnicas para que las personas con discapacidad visual puedan desplazarse con relativa seguridad. Cuando se emplea la técnica rítmica de contacto de dos puntos, la puntera del bastón deberá describir un arco levemente superior al ancho del cuerpo de la persona.

El bastón blanco es una vara ligera y alargada que identifica a las personas ciegas1 y les sirve de guía para desplazarse de manera autónoma por la vía pública.2 Esta herramienta tiene tres características básicas: distintivo, protección e información.3 Los bastones suelen tener una empuñadura de goma y en la parte inferior una puntilla metálica rodante. Existen modelos plegables o rígidos.

Características del bastón blanco

Existen varios tipos de bastón, entre los más comunes se encuentran: el bastón simple, el bastón guía y el bastón largo.

El tamaño del bastón puede llegar a la altura del esternón y la medida puede variar dependiendo de la altura de la persona que lo usa.4 La tecnología también se ha dado a la tarea de ir modernizando, ya que ahora algunos bastones cuentan con GPS; incluso la universidad de Oxford inventó unas gafas que le permiten a las personas ciegas identificar todo lo que existe a su alrededor y evitar posibles accidentes; así como hoy en día existen otras alternativas al bastón para facilitar el desempeño de las personas invidentes.

El bastón blanco permite a las personas invidentes o ciegas realizar sus actividades en la vía pública con mucha más confianza.

Historia

A lo largo de la historia, las personas con discapacidad visual han llevado bastones como ayuda para moverse entre los obstáculos. Pero en el siglo XX empezaron a enfrentarse a nuevos retos aterradores cuando los automóviles reemplazaron a los carruajes en las calles de las ciudades—calles que a menudo no tenían semáforos ni pasos de peatones. Los bastones simples aún funcionaban para que pudieran caminar por las aceras, pero no servían como señal de advertencia a los automovilistas. Un inglés ciego, llamado James Biggs, afirmó haber encontrado la respuesta en 1921 cuando pintó su bastón de color blanco. Una década después, esta sencilla invención comenzó a destacar y extenderse.

El bastón blanco dio el salto a Europa gracias a la campaña de una mujer. Desde su casa en el Bulevar de Courcelles, la rica parisina, Madame Guilly d’Herbemont, veía con nerviosismo cómo cruzaban la calle los alumnos de una escuela para ciegos. En noviembre de 1930 escribió una carta a un periódico de la ciudad, instando a que los ciegos usaran los batons blancs, similares a los que llevaba la policía de tráfico. Unos meses más tarde, la Madame d’Herbemont organizó una ceremonia para que el presidente francés presentara un bastón blanco a un veterano de guerra ciego y a un civil ciego. Luego, donó 5000 bastones blancos a los residentes ciegos de la ciudad.

Mientras tanto, el presidente del Club de Leones de Peoria, George A. Bonham, logró la solidaridad de miles de socios cuando introdujo el bastón blanco en Norteamérica. Los Leones habían aceptado con entusiasmo el llamado de Helen Keller de ayudar a los ciegos en una Convención de Clubes de Leones que se había celebrado cinco años antes. Ahora, estaban preparados para hacer realidad la apasionante idea nueva de servicio de un compañero León.

Al igual que la mujer parisina, Bonham quedó conmovido un día de 1930 cuando vio en el centro de la ciudad de Peoria a un hombre ciego golpeando su bastón sin poder hacer nada mientras los automóviles se arremolinaba a su alrededor. Nadie parecía darse cuenta del dilema del hombre ciego, lo que hizo pensar a Bonham. La respuesta de nuevo era el bastón blanco, esta vez con una cinta roja para que tuviera mayor visibilidad. Bonham compartió su idea con los socios del club que decidieron apoyarle de inmediato. Los socios hicieron suya la causa, pintando bastones blancos para los ciegos y escribiendo cartas para los dirigentes de la ciudad. En diciembre de 1930, el Ayuntamiento de Peoria aprobó la primera “ley de seguridad del bastón blanco” de la nación que daba a los ciudadanos ciegos el derecho de paso y otras protecciones cuando llevaban un bastón blanco.

En la convención internacional de 1931 celebrada en Toronto, Canadá, los Leones pudieron escuchar una presentación detallada sobre el programa del bastón blanco y recibieron copias de la ordenanza de Peoria para llevársela a casa. Para 1956, con la ayuda de una campaña de sensibilización y promoción a gran escala, todos los estados de los Estados Unidos habían promulgado leyes de seguridad del bastón blanco.

¿Cómo ayudar a una Persona Ciega?

Fuente: Profesor José Gaete, Orientación y Movilidad, COALIVI.

Saluda a la persona en voz alta. O bien, puedes tomar su mano o tocar su brazo como señal de saludo. Debes dirigirte directamente a la persona ciega para saber lo que necesita, y no al acompañante. Cuando entres en una habitación donde está una persona ciega, inmediatamente di algo que la alerte de tu presencia. Estar callado hasta que estés a su lado puede hacer que sienta que quieres aparecer de repente y eso no es cómodo para nadie.

Di tu nombre para que sepa quién eres. Si la persona te ofrece su mano al saludarte, acepta. Si es necesario, dile a la persona que hay otra o más personas presentes.  Avise a la persona cuando te retires de la habitación, aunque sea por un momento y avísale cuando regreses.

Pregúntale si le gustaría ayuda. Pero, lo mejor es siempre preguntar directamente a la persona, en lugar de asumir que requieren tu ayuda.

Solo di educadamente, “¿necesitas ayuda?”. Si la respuesta es positiva, pregúntale qué le gustaría que hagas. Pero si la respuesta es negativa, es descortés insistir.

Muchas personas ciegas son perfectamente capaces de desplazarse sin ayuda. Si dice que le gustaría ayuda, solo haz lo que te pide y nada más. Es común que las personas videntes que tienen buenas intenciones “se hagan cargo” y terminen dañando más de lo que ayudaron.

En algunas situaciones, ni siquiera existe la necesidad de preguntar. Por ejemplo, si todos están sentados en la mesa y la persona ciega ya está sentada, no tienes que ir y preguntar si puedes hacer algo. Sé sensible con la situación y no asumas cosas.

Si quieres guiar a una persona ciega al caminar, ofrécele tu brazo haciendo que toque la parte de atrás del mismo, justo encima del codo. Este es un lugar cómodo para que la persona tome tu brazo mientras caminas.

Camina lento o a paso medio y no muy rápido. Cuando estés guiando a alguien, debes caminar más lento de lo que normalmente lo haces. Caminar muy rápido puede hacer que la persona se caiga.

Si la persona usa un perro guía o un bastón, camina en el lado opuesto.

Ayuda a la persona a usar las escaleras. Comienza por decir si las escaleras van hacia arriba o hacia abajo y describe qué tan empinadas son y qué tan larga es la escalera. Luego, coloca la mano de la persona en el pasamanos. Si estás guiando a la persona, da el primer paso y asegúrate de que la persona tenga tiempo para subir detrás de ti a lo largo del camino.

Ayuda a la persona a sentarse. La mejor forma de hacer esto es tomar una silla y poner la mano de la persona en la parte trasera de la silla para que se pueda sentar. Mientras haces esto, describe la altura de la silla y hacia qué lado está. No guíes a una persona hacia atrás para que se siente porque puede perder el equilibrio.

Ayuda a la persona a subirse a un auto. A medida que te acerques al auto, dile hacia qué dirección está mirando el carro y qué puerta está abierta. Coloca su mano en la puerta del auto. Probablemente pueda abrir la puerta y sentarse, pero quédate a su lado en caso necesite ayuda. También es importante que la persona ciega toque el techo del auto para que no se golpee en la cabeza al entrar en el.

Utiliza términos que sirvan de orientación espacial, por ejemplo: “a la izquierda de la mesa”, “a su derecha”, “delante de la puerta”, “detrás de usted”. En ocasiones, puede ser útil conducir la mano de la persona hacia el objeto e indicarle de qué se trata. Utiliza normalmente las palabras “ver” o “mirar”, las personas ciegas y/o con discapacidad de origen visual las usan normalmente en sus conversaciones.

Cena de la Luz 2019Agradecimientos